Buitre leonado (Gyps fulvus)

Tres marcados accidentes geográficos destacan en la costa oriental de Cantabria: el monte Cerredo es el punto más alto de la Cornisa Cantábrica en relación con su proximidad al mar, el monte Candina alberga la única buitrera de la Unión Europea en que los buitres leonados nidifican en acantilados marinos y el monte Buciero destaca por conservar uno de los más bellos y extensos bosques relictos de encinar cantábrico de la península ibérica. A pesar de ello, no existe un plan de protección conjunta ni en el caso de Candina y Cerredo independiente. Duele admitir como cántabro que en otra comunidad autónoma estas joyas naturales tendrían la catalogación de Parque Natural.

buitres web la tierra del roble

 

Los buitres sobrevuelan estas costas ya acostumbrados a la presencia del mar Cantábrico, a pesar de ser una especie típicamente de montaña. En este punto de España, la montaña se adentra al mar con tanta vehemencia que convierte el hábitat que nos ocupa en un singular enclave de características peculiares. Por ello aquí, el buitre leonado ha colonizado el litoral disputando el territorio a las siempre estresantes gaviotas que pugnan por expulsarlos de sus dominios marinos.

 

costa de liendo Ángel González Presa

Con más de dos metros y medio de envergadura alar estas aves necrófagas son capaces de dominar al viento con su vuelo de acróbata. Decenas de buitres nos dan lecciones magistrales de vuelo, rozando las paredes rocosas que habitan. La caliza se funde aquí con una vegetación que se arraiga a la roca conformando el espacio necesario para la el desarrollo y nidificación de la especie..

 

Ángel González Presa Buitre leonado

 

buitre web Ángel González Presa

Desde las playas de Oriñón, Sonabia o San Julián podemos disfrutar de un espectáculo único en el mundo. Si somos amantes de la montaña, acceder a Candina desde los municipios de Liendo o Castro Urdiales nos asegura poder observar a los buitres leonados tan cerca que podremos escuchar como cortan el viento con su plumaje. La montaña de Cerredo entre Castro Urdiales y Guriezo, asciende hasta los 645 metros sobre el nivel del mar,  destacando en su parte alta, un bellísimo hayedo que crece gracias a la plantación de árboles autóctonos por parte de ciudadanos comprometidos con el medio ambiente. Os aconsejamos una visita a este paraíso natural del oriente de Cantabria.

 

BUITRE LEONADO

 

buitre olas Ángel González Presa web

encinar candina y liendo al fondopeq