Me he criado viviendo el Coso Blanco y los recuerdos de las distintas etapas de mi vida se me agolpan en la memoria. La niñez y la adolescencia son sin duda los momentos en que viví el Coso más intensamente; de niño deslumbrado por los colores, las figuras, los míticos fuegos artificiales y de adolescente atraído por la belleza, la celebración, las caras nuevas de los que visitaban nuestra ciudad…

El primer viernes de julio de todos los años, carrozas engalanadas por una decoración Rococó desfilan por las calles de Castro Urdiales para disfrute de castreños y visitantes. Generaciones de ciudadanos que vemos como los años pasan pero como el color del papel y la ilusión de nuestros hijos sigue siendo la misma que la de hace décadas.

El Coso Blanco, la fiesta blanca, fue una aventura que comenzó en el verano de 1948 y que puso en marcha, seguro que con el apoyo de muchos ciudadanos, el entonces alcalde León Villanueva Orbea, que tuvo el acierto de dar forma a una vieja idea portada por Carmelo Nigra. Se hizo realidad también gracias a la colaboración de Luís Ulacia, que conocía una fiesta muy popular denominada ‘El Cosso’ y que se celebraba en la bella Habana, capital cubana.

 

coso blanco tigre2 web

cosoblanco 3 webclon

 

cosoblanco 4 web

cosoblanco 6 web

cosoblanco5 web

cosoblanco7 web