Txolope, Solaiera, Bedarbide y Tologorri, desde el monte Txarlazo, Orduña web

Biólogo e investigador, Juan Manuel Pérez de Ana,  preocupado por la conservación de la naturaleza, trabaja como agente forestal en la cuenca del río Nervión, Bizkaia.

Sierra Sálvada se localiza entre la comunidad autónoma del País Vasco y la provincia de Burgos. Forma parte de las montañas calizas vascas, que constituyen los relieves más abruptos provocados por la Orogenia alpina en la Depresión Vasca. Las margas y calizas arcillosas de las laderas se formaron en el fondo oceánico hace unos 90 millones de años, y en el periodo inmediatamente posterior, lo hicieron las calizas y dolomías de los cantiles y toda la zona alta.

 

 

 

Pico Fraile y alrededores desde su portillo copia

 

El monte Eskutxi (1.180 m) es la cima de Sierra Sálvada. Otras cumbres sobresalientes son Urieta (1.133 m), Aro (1.127 m), Ungino (1.105 m), Tologorri (1.066 m), Bedarbide (1.041 m), Solaiera (1.039 m), Txarlazo (927 m) y Arando (943 m). Estas cumbres se sitúan en el límite de un cantil prácticamente ininterrumpido, de 31 km de longitud. Sólo el Puerto de Orduña, y seis portillos (del Aro, de Ungino, de Menerdiga, de La Barrerilla, de Goldetxo y del Pico del Fraile), comunican los valles cantábricos de Ayala, Orduña y Delika con el burgalés Valle de Losa.

Sierra Sálvada se sitúa a sólo 40 kilómetros del mar y a la vez es la divisoria de aguas entre la vertiente cantábrica y la mediterránea. Por ello, el aire cargado de humedad llega rápidamente desde el mar y, literalmente, choca contra los cortados de la sierra, lo que genera nieblas y precipitaciones, normalmente en forma de lluvia, pero también en la de nieve cuando hace frío desde el otoño hasta la primavera. También en esta época del año sopla con mucha frecuencia e intensidad el cálido y desecante viento del Sur.

 

Tologorri desde Lendoño de Arriba, Orduña copia

Se ha desarrollado un enorme complejo kárstico que incluye numerosas simas y conductos subterráneos de varios kilómetros de desarrollo. El mayor es el Sistema del Hayal de la Ponata, descubierto por el Grupo Espeleológico Alavés en 1983, con 49 Km de desarrollo, y el segundo, el Sistema de Pozalagua, con 13 Km topografiados. Las calizas compactas y rígidas de los cantiles y la zona alta han originado crestones siempre remozados por una activa erosión. Su máximo exponente se alcanza en el cañón del Nervión, aguas arriba de Delika, donde la erosión remontante de este río ha excavado un profundo barranco de más de 400 metros de desnivel.

Salto del Nervion, desde el camino de Unza, Urkabustaiz web

El fondo de valle de Orduña y Arrastaria está dominado por arcillas abigarradas, yesos y sal de un diapiro de hace 220 millones de años, los materiales más antiguos de la sierra, en gran parte están cubiertos por una capa de sedimentos del Cuaternario, los materiales más modernos de la sierra. Los diapiros se formaron a causa de la intrusión de una columna de materiales que atravesó los sedimentos carbonatados suprayacentes. Al tratarse de materiales fácilmente erosionables, su vaciado erosivo ha dado lugar a la formación de un valle con forma de cubeta.

 El río Nervión nace en las Peñas Nervinas, en parte dentro del territorio burgalés de Berberana, por lo que es un río intercomunitario, con lo que su gestión corre a cargo de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. Muy cerca de su nacimiento, el río se precipita por el Salto del Nervión en una espectacular cascada de 205 metros de caída, la mayor de la Península Ibérica. Sólo cae agua unos 40 días al año, después del deshielo o tras un día de lluvia intensa primaveral, cuando aún el suelo y el subsuelo están saturados de agua.

Ciudad de Orduña y Sierra Salvada, desde San Pelayoweb

Sierra Sálvada está declarada ZEPA desde una cota que está dibujada en los planos a una cota de altitud que ronda los 550 metros de altitud, incluida desde el 30 de marzo de 2010 en el listado de espacios naturales protegidos del País Vasco.

El número de ejemplares y parejas nidificantes de las especies incluidas en la ZEPA de La Losa-Orduña (Sierra Sálvada) dentro de la comunidad autónoma del País Vasco:

Milano real (Milvus milvus). Invernan 100-150 ejemplares. En incremento.

Alimoche común (Neophron percnopterus). Nidifican 4-6 parejas. Estable.

Buitre leonado (Gyps fulvus). Nidifican 130-160 parejas. Estable.

Halcón peregrino (Falco peregrinus). Nidifican de 4 a 6 parejas. Estable.

Vencejo real (Tachymarptis melba). Nidifican 10-60 parejas. Tendencia desconocida.

Acentor alpino (Prunella collaris). Nidifican 2-15 parejas. Tendencia desconocida.

Roquero rojo (Monticola saxatilis). Nidifican 2-10 parejas. Tendencia desconocida.

Chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus). Nidifican 44-71 parejas. Tendencia desconocida.

Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax). Nidifican 281-392 parejas. Tendencia desconocida.

Cuervo grande (Corvus corax). Nidifican 5-15 parejas. Tendencia desconocida.

buitre leonado web

Sierra Sálvada forma parte de las montañas calizas vascas, que constituyen los relieves más abruptos provocados por la Orogenia alpina en la denominada depresión vasca. Sus materiales son calizas compactas y rígidas del Cretácico que han originado crestones siempre remozados por una activa erosión. Sierra Sálvada con su estructura altiva se enfrenta a los húmedos vientos del Cantábrico, provocando abundantes precipitaciones y complejos fenómenos de karstificación, ausencia casi absoluta de escorrentías y numerosos microhábitats, siendo muy favorables para la flora de montaña los megaforbios y las ereas (repisas herbosas del cantil). Estas especies han subsistido desde un período más frío, la Última Glaciación, y resisten en los lugares más fríos: megaforbios y repisas herbosas. Su principal amenaza es el pisoteo y el ramoneo del ganado, que lo sufren más continuamente de lo que sería conveniente para especies que viven fuera de su clima óptimo en la actualidad. Los megaforbios se producen en pequeños relieves deprimidos al pie de los roquedos sombríos. Su suelo es rico en materia orgánica, mullido y aireados. Las plantas de este ambiente son en su mayoría herbáceas de gran porte denominadas grandes hierbas. Normalmente son inaccesibles al ganado que destruiría por el pisoteo estas altas hierbas. Las ereas son extensas repisas herbosas accesibles desde el borde del cantil, formadas en los resaltes del roquedo de laderas bañadas por nieblas por estar orientadas al norte, en ambiente sombrío y fresco.

Pedicularis foliosa, Eskutxi, Ayala.web

Pediculiaris foliosa.

En los megaforbios viven Orobanche lycoctoni, Paris quadrifolia, Pedicularis foliosa, Trollius europaeus y Veratrum album, y en las ereas, Narcissus nobilis, Pedicularis tuberosa y Tofieldia calyculata, incluidas en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas.