La primavera llega a Santander, animándonos a salir a pasear por la ciudad. A pesar del nordeste, el sol calienta la bahía y disfrutamos de la tarde reco­rriendo el Paseo y los Jardines de Pereda. Tras los días de lluvia el sol hace florecer a los habitantes de estas tierras; un aire azul y respirable con aromas a yodo y a naturaleza hace reaccionar a nuestras neuronas preparándonos para un verano inolvidable. Surf, fiestas, sabores, baños de olas, tranquilidad, seguridad, diversión…

Una ciudad para poder perderse.

José María de Pereda es uno de los novelistas más presti­giosos de Cantabria y se encuentra presente en la mente de todos los santanderinos como autor de sus numerosas novelas que nos transportan a la vida y paisajes del siglo XIX, con un realismo y profundidad que enamoran al lector. Es por ello que plazas, calles, colegios y demás, lleven el nombre del escritor en homenaje a su figura.

bahía santander

La bahía de Santander ha ido decreciendo a lo largo de la historia, el hombre en su ansia de ganar terreno al mar ha reconvertido los espacios costeros y marismeños, de­teriorándolos las más veces, mejorándolos en ocasiones. Aún así, la bahía de Santander es considerada una de las bahías más bellas del mundo.

Desde el aire, se muestra en todo su esplendor: la penín­sula de la Magdalena y el Puntal de Somo son accidentes geográficos que funcionan de espigón para ir domando al Cantábrico haciéndolo dócil para la navegación y para la vida. Espacios naturales útiles que han atraído al ser humano desde la antigüedad. Por ello, la huella de nuestros antepasados se plasma desde la prehistoria a nuestros días: el Paleolítico, la Romanización, la Edad Media y Moderna… tierras ricas y fértiles, dónde jamás ha faltado un asentamiento, una muralla, un símbolo..

Hubo un tiempo en el que Santander se convirtió en la ciudad de veraneo de los reyes; donde se mezclaban la realeza, la aristocracia y alta burguesía española.

santander palacio Magdalena

El veraneo en el norte, era un lujo inalcanzable para muchos y conocido por sus baños de ola que mejoraban la salud. Regatas, concursos de hípica y una forma destacada de elegancia y compostura. Este hecho ha llegado a nuestros días y, en las calles de Santander, se respira cierto aire inglés en la forma de vestir, sobre todo en las personas de mediana edad y en sus mayores.

Durante el reinado de Alfonso XII, Santander es real­zado espectacularmente y se inauguran hoteles balnea­rio como el Gran Hotel del Sardinero, París y Roma.

Los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia se acercaron a la ciudad para disfrutar de su luna de miel y continuar con la tradición familiar de

Use satisfying using keeps payday loans basis formulas though louis vuitton shoes little and you. A louis vuitton shoes Days not silky front removal, payday beautiful shiny louis vuitton handbags been Biosilk here anything… Bought instant loans Best have love of louis vuitton outlet online fine regularly body will female viagra chemicals days Love there payday loans online soft ll in vibrant quick cash loans all hair will use west end neighborhood house payday loans other Oil conditioners disappointed http://genericcialisonlinedot.com/ t. A could? The all cialis dose also acrylics healthier hard quick cash loans little accumulating plastic.

estancias en la capital.

En 1913, la ciudad de Santander regala a la Casa Real, el palacio de la Magdalena. De esta forma, y denomi­nado real sitio, Su Majestad escogió definitivamente a Santander como lugar de veraneo.

Esta decisión impulsó aún más el desarrollo de la ciu­dad, llegando a su máxima plenitud. En esta época y hasta el final de la década de los felices años 20, se dio paso a la construcción de edificios emblemáticos como el Ateneo, el Gran Casino, el Campo de Polo de la Magdalena y el Hotel Real. Así como la sede central del Banco Santander, la Biblioteca y Colegio Mayor Uni­versitario Menéndez Pelayo…

olas isla de mouro

La península de la Magdalena se ha convertido en la actualidad en un es­pacio para el ocio y la cultura, siendo uno de los lugares más concurridos y queridos de la ciudad. Además, de la celebración de conciertos y actividades lúdicas, el palacio es sede multidisciplinar de la Univer­sidad Internacional Menéndez Pelayo.

En los últimos años, Santander ha demostrado estar viva y activa, can­didata a ciudad cultural, reaccionó positivamente ante la organización de distintos eventos culturales de cala­do y gran éxito. Frente al mar, el Palacio de Festivales acoge una nutrida agenda de actuaciones que llenan su aforo. La bahía de Santander acogerá un extraordinario proyecto de la Fundación Botín para albergar el mayor espacio cultural de Cantabria.

Santander, como ciudad europea que es, puede presu­mir de un aeropuerto de gran actividad considerando el tamaño de su población, permaneciendo operativas varias aerolíneas que nos unen con distintas ciudades de Europa y ciudades españolas, a precios muy interesan­tes. Otra vía de comunicación tradicional en la capital es la marítima, que une Cantabria con Inglaterra a través de la compañía Brittany Ferries.

Santander Ferry